Inesperadas notas.

¿Cuántos alfileres han de clavarse
en esta piel para sujetarla?
¿Cuánta joyería debe vestirla
para que luzca por fin preciosa?

En otra piel ha de estar escrito
lo que sobre la mía escribo:
vivas pinturas, buriladas voces,
serviles autores, finas obras.

¿En cuántas pequeñas partes tendrán que
quebrarse mis ya partidas tierras?
¿Cuánto arte debería extraerles
para que sus grietas sean leídas?

En otro cuerpo acaso se dice
todo lo que en este se dice:
pasajes sagrados más allá de las
portadas, notas articuladas.

¿Después de cuántos despueses se irá
todo? ¿Cuántas horas olvidadas?
Expira la piel, acaba el cuerpo,
y nadie viene, nada se habla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s