Dos mujeres.

Pobre mujer, en su gran castillo,
cubierta de su mármol frío,
disfrazada de alborozo y lumbre,
ilusionada entre sus naipes.

Mujer pobre, en su triste choza,
cargada de torpe acero,
pintada de sosiego y melodía,
entretenida entre sus notas.

Recuerdan la voz de aquel faro,
caballo a galope tendido
anunciando la muerte: una bala a
la mujer y al hombre un hijo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s