En el alma.

Una canción desafinada en el alma,
gélidas luces parpadeando entre las sombras,
una ventisca infernal susurrando en los rincones,
amores mustios a deshoras sin sitio.

Algún vetusto piano quebrando espejos,
amargos besos queman entre ruinas de marfil,
fantasmas buscándose brazos en dónde desplomarse,
miedos vestidos de orgullosa crueldad.

Silencios hirientes a preguntas desesperadas,
espurios significados y esperanzas hartas,
resecos dolores que cercenan sin clemencia
y unas ansias inmensas de preterirse más.

En este navío desarbolado se anega
un capitán sin piel, en este piélago de fango
se pudre el marinero entre la oleada;
altas olas de polvo añejo, chirriante hiel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s