Aroma de amor.

Doy por dar,
no quiero nada de regreso;
en el camino en el que voy
nada importa, sólo viento.
Por la noche cantaré
las alegrías de los días,
la tristeza del recuerdo.
No sé a dónde voy,
pero al final llegaré a tiempo.

Hojarasca entre los pasos,
mares de aguas mansas,
carantoña besucona
que se enreda entre los pies.

Una lágrima se asoma,
la esperanza se escurre,
la sonrisa se derrite.
A la sordera del mundo
los sentimientos le gritan;
no todo está perdido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s