Sobre las leyes.

La Reforma Laboral aprobada por la Cámara de Diputados el 8 de noviembre del año 2012, y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 30 de noviembre del mismo año, expresa los cambios y adiciones realizados a la Ley Federal del Trabajo. Dicha reforma se toma de referencia para este escrito, partiendo de lo que se ha escrito anteriormente sobre lo justo.


El Derecho como medio hacia lo justo.

El Derecho forma parte, permanente y constantemente, de la vida del hombre, estimándosele generalmente como un conjunto de normas jurídicas que regulan la vida en sociedad. El Derecho se encuentra presente al comprar una cajetilla de cigarros, una caja de sobres de té, o al contraer matrimonio o formular un testamento.

Las normas que forman el Derecho son creadas como herramientas en la búsqueda de una mejor convivencia entre todos, lo que, en otras palabras, significa que funcionan como medio para llegar o aproximarse a lo que es justo. El Derecho es así un medio para acercarse a la justicia en la medida de lo posible.

Sin embargo, para poder analizar a la Reforma Laboral, tenemos que ubicarnos más específicamente en el Derecho; para ello, debemos tener claro lo que es el Derecho Laboral, con lo cual entraremos más en materia y podremos analizar de mejor manera las respectivas modificaciones y adiciones a la Ley Federal del Trabajo como parte de la Reforma que nos incumbe en este escrito.

El Derecho Laboral entonces, por su parte y como rama del Derecho en general, se puede definir de la siguiente manera:

Conjunto de normas relativas a las relaciones que directa o indirectamente derivan de la prestación libre, subordinada y remunerada de servicios personales, y cuya función es producir el equilibrio de los factores en juego mediante la realización de la justicia social. [1]

En términos resumidos o más simples, esta rama del Derecho regula las relaciones obrero-patronales; regula la actividad laboral, el trabajo, las relaciones laborales y los trabajadores.

Con esto, ahora sí, comenzamos a introducirnos en la Ley Federal del Trabajo. Por las características económicas y sociales de la legislación laboral es indudable la trascendencia que adquiere esta reforma para millones de mexicanos, así como para el futuro inmediato del país en el ámbito productivo. Intentaremos llegar, entonces, a qué tan buena o mala es la manera en que trasciende esta reforma para el país; ¿qué tan justa es esta reforma laboral?


Legislación sobre la materia.

El Derecho del Trabajo surge en México en el año de 1917 con el artículo 123 constitucional, y si bien desde entonces ha seguido un proceso de renovación y cambio parcial y constante, nunca ha dejado de ser un derecho protector de la clase trabajadora, condición que sigue y seguirá siendo la esencia de este derecho.

El derecho laboral moderno debe fundamentarse en tres principios básicos, que son: respeto mutuo de derechos entre patrones y trabajadores, comprensión recíproca de necesidades y coordinación técnica de esfuerzos.

Estos principios convierten al derecho laboral en una especie de coordinador de factores de producción. Aunque no deja de ser tutelar o protector de los trabajadores, busca también no dejar de lado a los patrones y podríamos decir entonces que pretende llegar a un equilibrio o aproximarse a lo justo.

Sin embargo, en materia laboral, estas dos partes que son el trabajador y el patrón, son partes con deseos entendibles y entendiblemente distintos. En la realidad, siendo objetivos, lo que quiere el trabajador es ganar más y trabajar menos y lo que quiere el patrón es más utilidad y menos riesgo de inversión.

Es por ello, que las relaciones obrero-patronales que vienen a ser objeto de este derecho proteccionista, son la razón principal por la que los principios del mismo, del derecho laboral, deben estar presentes en las regulaciones respectivas a este ámbito.

Luego, podríamos decir que entre más se apeguen las leyes modificadas o adicionadas en la Reforma Laboral a estos principios, que tienen como fin aproximarse a un equilibrio justo entre trabajador y patrón, más será esta reforma justa.

Habrá que considerar también la moral relativista de la actualidad, como una realidad perspectivista que lo abarca todo, incluyendo a la misma justicia, y que podríamos encapsular a grandes rasgos en Ortega y Gasset, cuando nos dice que: “Yo soy yo, y mi circunstancia”[2], cada individuo le pone sus propios tintes a la realidad de la justicia, ya que está sujeta a la interpretación de cada persona, según su propia perspectiva. Esto ya se ha tratado en un escrito precedente.

Continuando, si tenemos en párrafos anteriores que el Derecho es un medio para llegar a la justicia o aproximarse a ella, podemos ver a la Ley como una herramienta utilizada por aquél para el mismo fin. El punto central de este análisis no es si las modificaciones o adiciones que conforman esta Ley, hacen de ésta una Ley buena o mala, sino si realmente buscan la justicia, en cuyo caso se podría pensar que trae más beneficios que vicios.


Reacciones al reformismo.

Con la inflación que conlleva esta crisis económica, el desempleo en aumento, las pequeñas y medianas empresas que carecen de liquidez y el salario mínimo, éste último ridículo pero atractivo para la inversión extranjera, se hace necesaria la adopción de esta Reforma Laboral.

Es típico que la clase trabajadora piense que con este tipo de modificaciones se vaya en detrimento de ellos mismos, y con más razón incluso en tiempos actuales, donde una parte importante de la población se ha dejado influir por una ideología con tintes lopezobradoristas, o izquierdistas, en el mejor de los casos, que perece guiarse en contra de lo que surge de los altos mandos del gobierno sin bases o fundamentos realmente válidos, y que se puede notar en las noticias diarias, por ejemplo, con los maestros que se oponen a la Reforma Educativa por la seguridad de que van a reprobar, o con los analistas con cataratas que ven en la Reforma a Telecomunicaciones y en lo demás una cortina de humo.

Toda esta psicosis política y los delirios de persecución que parecen padecer los pensamientos mexicanos de nuestros tiempos, no son nada más que eso. Las modificaciones que se han hecho a la Ley Federal del Trabajo van en pro de lo que es justo y eso definitivamente va a favor de los trabajadores, que conforman el sector tan importante que esta Ley busca proteger.

Tenemos, luego, que en teoría, la Reforma Laboral se enfoca al bienestar de los trabajadores y al mejoramiento del mercado laboral. La Ley Federal del Trabajo, con todo y modificaciones y adiciones, no puede ser mala porque protege a un sector importantísimo de la sociedad, tomando en cuenta que la fuerza laboral incluso se toma como indicador de la economía en un país, no siendo nosotros la excepción.

La población en México parece estar confundida entre la teoría y la aplicación, la teoría ya más definida en el párrafo anterior se aleja bastante de la aplicación de la ley como hoy en día se viene manejando. En la aplicación de la ley ya podríamos justificar esa actitud reacia a la Reforma Laboral con el temor de que quienes convierten en hechos las palabras de la Ley, lo hagan mal o no lo hagan. Pero entonces, estaríamos hablando de que el error proviene de las personas con la facultad de aplicar lo que en la Ley se dice, lo que no quiere decir, en ningún sentido, que la Ley, en sí misma, sea mala.


La aplicación de las leyes.

Lo que hace falta verdaderamente para que la Ley funcione es gente que la comprenda y pretenda su correcta aplicación, y esta necesidad de pensamiento la podemos resumir en las siguientes líneas:

[…] el patrón tiene que percatarse, por conveniencia, no por generosidad, que la mejor inversión que puede hacer es en “la barriga” de sus trabajadores, pagándoles un salario remunerador que les permita una vida decorosa y digna de ser vivida.

Los trabajadores también tienen que comprometerse, obviamente, a realizar el mejor de sus esfuerzos para lograr que la empresa en donde prestan sus servicios, pueda llegar a ser competitiva, adiestrándose y capacitándose acordando con sus patrones el establecimiento de bonos de productividad que realmente puedan tener una verdadera aplicación en la práctica. [3]

En pocas y más sencillas palabras, una Ley no puede ser mala porque se crea con el propósito de mejorar la convivencia humana, y mucho menos puede ser mala si posee un carácter proteccionista a favor de un sector importante de la sociedad. Los pensamientos negativos en contra de las reformas legislativas se confunden entre la teoría y la aplicación, y la mala o nula aplicación de la Ley no es culpa de la Ley misma, sino de quien la aplica, o no la aplica en su caso.

Obviamente puede haber deficiencias y falta aún un camino que recorrer para llegar a un estado de justicia óptimo, tal vez la forma en que estas modificaciones y adiciones a la Ley Federal del Trabajo protegen al trabajador y quieren mejorar el mercado laboral, no es la forma perfecta, pero es una forma, y debemos insistir en que lo que hace falta verdaderamente es gente que la comprenda y pretenda su correcta aplicación.


———————————————————————————————————————————

[1] V. Néstor de Buen Lozano, Derecho del Trabajo.
México, ed. Porrúa, 1997, 10ª edición.

[2] i.e. Yo soy yo, y mi circunstancia, y si no la salvo a ella, no me salvo yo,
frase completa del filósofo español.

[3] B. Cavazos Flores, Baltasar Cavazos Chena, et al., Hacia un Nuevo Derecho Laboral.
México, ed. Trillas, 1997, 3ª edición.

Conviene ver también la propia ley para acompañar la lectura de este escrito, se deja aquí un resumen sobre la materia del que se puede partir para investigaciones más profundas que enriquezcan los puntos de vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s